(+54) 0341 5259400   |   

Información para Pacientes

¿Cuáles son las complicaciones de un pie diabético mal controlado?

13 de marzo de 2015


La Neuropatía, a pesar que inicialmente puede generar dolor, el daño a los nervios periféricos puede disminuir la sensación de dolor, calor o frio. La pérdida de la sensibilidad significa que usted puede no sentir las lesiones en la piel.

Usted puede no notar una herida en la piel hasta que esta se infecta.
El daño a los nervios puede también generar cambios en la forma de su pie, generando que usted no pueda calzarse en sus zapatos habituales.

CAMBIOS EN LA PIEL

La diabetes puede generar cambios en la pie de sus pies. La piel suele volverse muy seca, y agrietarse. Esto es consecuencia de que los nervios que controlan la producción de sudoración y de grasitud en la piel no funcionan o funcionan alteradamente.
Luego del baño y de secarse los pies con suavidad, aplique una capa de crema humectante o de vaselina solida para “sellar” la piel.
No coloque crema entre los dedos, el exceso de hidratación puede macerar la piel, lastimándola.

CALLOS

Los callos ocurren mas frecuentemente y son mas voluminosos en pacientes con diabetes, esto ocurre por que hay áreas de aumento de presión en el pie. La presencia de callos puede significar la necesidad de ortesis o insertos especiales.
Si los callos no son cuidados adecuadamente pueden lacerarse y transformarse en ulceras. Nunca intente retirar los callos usted mismo ya que puede acelerar la generación de una ulcera. Tampoco utilice sustancias con acción callicida, ya que estos productos pueden quemar la piel.

ULCERAS

Las ulceras ocurren mas frecuentemente en el talon o debajo del primer dedo, aunque virtualmente cualquier área del pie puede ulcerarse. Incluso cuando algunas ulceras no duelan y/o tengan un aspecto benigno siempre deben ser examinadas por un especialista. La falta de tratamiento de la ulcera puede generar infecciones profundas que ponen en riesgo la conservación del miembro.
Si bien el tratamiento va a depender de cada tipo de ulcera y su localización, no cargar sobre ese miembro es de suma importancia, ya que la carga de peso con cada paso aumenta el tamaño de la lesión y la hace mas suceptible de infectarse.
El buen control de los niveles de glucosa en la sangre es otro de los factores de capital importancia a la hora de tratar una ulcera, cualquiera sea su tipo.
Una vez que la ulcera cura, el pie debe ser tratado con cuidado, dado que el tejido cictrizal no tiene la misma resistencia que la piel sana y puede re-ulcerarse fácilmente.

ALTERACIONES DE LA CIRCULACION

La pobre circulación puede hacer que el pie sea menos hábil para combatir infecciones y para curar las heridas. La diabetes genera que los vasos sanguíneos del pie y la pierna se endrezcan y se estrechen.
Usted puede controlar y mejorar algunos de los factores responsables de esta condicon, además de mantener un buen control de la glicemia: no fume, el fumar hace que las arterias endurezcan mas rápidamente. Mantenga su presión sanguínea y su colesterol bajo control.
La personas con alteraciones de la circulación pueden sentir frio permanentemente en los pies, sin embargo recuerde que el daño a los nervios causado por la diabetes hace que usted no sienta el exceso de calor pudiendo quemarse. La mejor forma de calentarse los pies es usar medias abrigadas.
El ejercicio es bueno para estimular la circulación, siempre que lo haga en un calzado comodo, acolchado y siempre utilizando medias. No camine si tiene heridas abiertas.

 

Ver todas